Skip to content

El Tercer Cine: The Inside Job

mayo 29, 2011

Hoy en El Tercer Cine queremos continuar con nuestro apoyo al Movimiento del 15M, y analizar un documental que nos explica los motivos de la crisis económica mundial desde su origen en Estados Unidos hasta sus consecuencias a día de hoy en el mundo entero.

Inside Job, o Dinero Sucio aquí en España, es el nombre de esta película dirigida por Charles Ferguson y ganadora del Óscar al mejor documental en la pasada edición. La polémica que suscitó la cinta, debido a los números escándalos que revela, se vio acrecentada cuando el director recibió el premio de la Academia diciendo que después de tres años del peor desplome financiero, ni un solo ejecutivo está entre rejas.

Licenciado en matemáticas, doctor en ciencias políticas y más tarde asesor tecnológico de órganos oficiales como la Casa Blanca o el departamento de Defensa, y marcas como Apple o Xerox, Charles Ferguson se hizo millonario en los años 90 cuando vendió su empresa a IBM por 130 millones de dólares. Ante la clara incongruencia de su fortuna y sus inversiones en bolsa, él responde: “Los mercados no son del todo justos pero si hay regulación y están controlados y las transacciones se hacen legalmente no veo nada malo en ellos”.

Y es que la principales víctimas de la película son economistas y políticos americanos, que aprovecharon las desregularización de los mercados financieros impulsada por Reagan en la década de los ochenta, para llevar a cabo unas técnicas empresariales con las que ganaron cifras multimillonarias a muy corto plazo, arrastrando al mundo a una crisis global sin precedentes.

Y mientras tanto, el gobierno de los Estados Unidos veía venir el tsunami económico que se avecinaba, pero en lugar de frenarlo colocaba en el gobierno a los altos cargos de estas empresas, que vendían así sus acciones antes de que el barco de hundiera. Una jugada perfecta, que lejos de ser sancionada, y con la crisis ya en marcha,  ha sido retomada por Obama en su mandato.

Además del tema financiero, la cinta destapa escándalos como las inmensas fortunas de los ejecutivos y su ingente cantidad de propiedades, en lo que se convierte según un entrevistado en una competición entre directivos de “a ver quién la tiene más grande”.

Pero el tema más alarmante quizás sea el que concierne a la educación en los departamentos de economía de distintas universidades americanas, donde Ferguson nos revela como los mismos actores de la debacle financiera son los encargados de formar a las futuras generaciones bajo un modelo que es a todas luces erróneo.

En ese aspecto, la película ya ha tenido sus primeras consecuencias, con la propuesta de un código ético como el de médicos y abogados, que limite de alguna forma el trabajo de los economistas, dado que los gobiernos y las instituciones no solo no les ponen freno, sino que los incluyen en sus equipos de trabajo.

En conclusión, un documental que sigue reforzando a los Óscar en lo que a esa categoría se refiere, con un buen montaje, una gran labor de documentación previa y con unas entrevistas ácidas y directas donde el director consigue sacar a la luz el egoísmo y la hipocresía de los entrevistados.

Desde El Tercer Cine, queremos apoyar la difusión de este tipo de películas, que destapan las incongruencias de un sistema económico totalmente injusto, y que explican de manera evidente como esta crisis la han causado unos pocos, pero ahora nos toca pagarla a todos.

Artículo redactado para la sección El Tercer Cine, dentro del programa DESCONTAMINARTE de Agareso Radio. (Escuchar programa)

#Spanish Revolution – Despierta

mayo 23, 2011

No hay pan, pa´tanto chorizo

mayo 17, 2011

Esta metáfora clara y muy al estilo español castizo, “no hay pan, pa´ tanto chorizo” se ha convertido en uno de los gritos de guerra de las más de treinta mil personas que salieron el pasado domingo a las calles de 50 ciudades españolas. La protesta era clara y unánime: luchar contra un sistema político que solo favorece a las clases poderosas.

Los excesos de la banca, los privilegios de la clase política, la democracia bipartidista, el paro,  la corrupción impune, los recortes sociales… A los jóvenes españoles nos sobran los motivos. Hasta ahora, habíamos permanecidos sumidos en el aletargamiento fomentado por un estado de relativo bienestar económico. Pero la cosa ha tocado techo.

Que el Fondo Monetario Internacional haya alertado de que en España hay ya una «generación perdida» ha sido una bofetada de cruda realidad. Los jóvenes de ahora, en los que me incluyo, los que se supone que somos los mejor preparados (o por lo menos los que más hemos invertido en nuestra preparación)  viviremos por primera vez desde la guerra civil,  peor que nuestros padres. Y todo por la ambición de unos pocos.

La  masiva manifestación del ya denominado 15M,  fue gestada exclusivamente a través de redes sociales. Sin medios convencionales que la difundiesen, sin partidos políticos que la abanderasen ni propaganda o publicidad que la promoviese, la “mani” del domingo ha sido un logro más  que se puede anotar la web 2.o.

El facebook y el  twitter de democraciarealya, la plataforma apolítica que ha gestado tamaña hazaña, ha echado humo durante los últimos días. Y es que la cosa no es para menos. La gente tiene ganas, está harta, está asqueada de una democracia fallida que no nos representa.  Y así lo ha hecho saber al mundo. Sólo hacía falta canalizar los ánimos. Que el desencanto se tradujese en actos.

El problema, como siempre, ha venido de manos de los legitimadores del Estatus Quo. Por una parte,  los medios de comunicación tradicional han obviado todo lo posible el tema hasta que les ha explotado en las narices. Los políticos, por supuesto, han hecho mutis por el foro, como si la cosa no fuese con ellos. Nada, ni un comentario. Señores políticos, la cosa sí va con ustedes…

Las fuerzas del orden, como siempre y como solo ellos saben hacer, han forzado en ciudades como Madrid el enfrentamiento con los sectores más radicales.  25 personas han deslucido una manifestación que transcurrió de una manera ejemplar en un ambiente festivo y pacifico durante todo su recorrido, que duró  por cierto, más de tres horas. La razón para ello, dar un titular mucho más acorde a la ideología de  los medios que se llevan bien con el sistema.

Para ilustrar esto, os copio, por ejemplo,  el titular del País  en su versión online el día después  “La manifestación de ‘indignados’ en Madrid acaba con 24 detenidos y cinco policías heridos”.  A los que habéis estado en la manifestación de Madrid, estoy segura de que este titular os parecerá, a lo menos,  poco representativo de lo que allí se vivió. Para mí,  es el fruto de una desinformación absolutamente deliberada e interesada incompatible con el ejercicio de un periodismo serio. ( Si metéis el titular en google a día de hoy, es decir a 17 de mayo, veréis multitud de entradas de periódicos que se han hecho eco. Al clicar en la del País,  comprobareis que el titular cambia y nos conduce a otra noticia…¿ giro editorial a la vista de los últimos acontecimientos?)

En la calle,  el domingo se escuchó el grito de guerra de un pueblo. Un  grito desesperado y unánime.  Un grito amargo, pero también esperanzador y lleno de ansias de cambio. Un grito organizado, que esperamos que solo sea el principio de algo mucho más grande.

Pero  nadie ha dicho que vaya a ser fácil.

NO les votes, pero vete a votar. Hay más vida después de PSOE Y PP

( Pertenece al programa N8 de DescontamiArte en Radio Agareso)

El Tercer Cine: La Pesadilla de Darwin

abril 20, 2011

Volvemos al Tercer Cine para hablaros de La Pesadilla de Darwin, uno de los documentales que más prestigio ha cosechado en estos últimos años, debido principalmente, a la crudeza que nos muestra en su  historia.

Estamos en el Lago Victoria, una superficie de agua de 68.000 km2, que pertenece a tres países africanos: Uganda, Tanzania y Kenia. En sus aguas faenan miles de pescadores que subsisten gracias a una sola especie de pez, que extrañamente no es autóctona de la zona: La Perca del Nilo.

En los años 50, un funcionario colonial introdujo este pez en el lago, resultando ser un depredador voraz que ha conseguido extinguir a otras 210 especies, con el consiguiente desastre ecológico en la flora marina. Pero esto no es más que un detalle insignficante dentro de las terribles consecuencias que ha causado esta especie en el resto de su entorno.

La pesca de la Perca se ha convertido en una potente industria en estos países, que exportan anualmente unos 72 millones de Kilos a Europa, para que nosotros lo consumamos bajo el simple nombre de filetes de mero. Y digo nosotros, porque los propios habitantes de la costa no se pueden permitir acceder a este alimento, que ellos mismos han pescado o ayudado a procesar, y en cambio, se tienen que conformar con los restos industriales que no viajan a Occidente.

De las 25 millones de personas que viven en los alrededores del lago, más de la mitad se encuentra en situación de desnutrición, y se tiene que pelear por los sacos de ayuda humanitaria que aterriza en el país, mientras otros aviones expolian el recurso más preciado de la zona: un recurso que ha aniquilado a las especies autóctonas, pero que de todas formas les pertenece.

El expolio occidental en forma de aviones que despegan del lago ha generado consecuencias irreparables en esa sociedad como la violencia infantil, el hambre, la pobreza o la prostitución, pero igual de dañina es la misteriosa carga que portan los aviones que aterrizan venidos de las antiguas repúblicas soviéticas.

Gracias a seis meses de rodaje y más de 200 horas de grabación, el director Hubert Sauper logra intimar con los pilotos de esos aviones, hasta que consigue sacarles de manera muy disimulada, que la carga que traen a África es armamento importado de manera ilegal, que posteriormente será utilizado en los numerosos conflictos que se suceden en las zonas aledañas.

A través de numerosas entrevistas con personas de diferentes clases sociales, el director austriaco consigue alojarnos en una realidad donde la supervivencia es el objetivo común y esta se ve ligada a una industria que ha creado la terrible paradoja de quitar comida, para traer armas.

El mismo Hubert Sauper comenta:  “es increible que allí donde un materia prima es descubierta, los habitantes de las comunidades locales mueren en la miseria, sus hijos se convierten en soldados y sus hijas en sirvientas o prostitutas. La arrogancia de los países ricos hacia el Tercer mundo (que representan 3/4 partes de la humanidad) está creando incomnesurables peligros futuros para todos”.

Un documental crudo, que no deja indiferente a nadie y que muestra una realidad escandalosa que nadie se ha atrevido a contar. Pero lo más triste, como comenta su director, es que La pesadilla de Darwin podría haberse realizado en Sierra Leona sólo sustituyendo los peces por diamantes, en Honduras con las bananas, o en Libia, Nigeria o Angola con el petróleo.

Aquí os dejo el link para verlo online, y el artículo que más información me ha aportado sobre la película.

Artículo redactado para la sección El Tercer Cine, dentro del programa DESCONTAMINARTE de Agareso Radio. (Escuchar programa)



El Tercer Cine:Comprar, tirar, comprar.

abril 5, 2011

Hoy os hablamos de un documental que ha causado mucho revuelo desde su emisión en la 2 de Televisión española, principalmente porque aborda un tema que nos afecta a todos:

Comprar, tirar, comprar, así se titula este documental de 52 minutos, dirigido por  Cosima Dannoritzer, en el que se confirman las sospechas de muchos sobre la descarada estafa a las que nos empuja la sociedad de consumo, basándose en fabricar productos de baja calidad, que te obligan al poco tiempo a comprar productos nuevos. Esta técnica empresarial es tan común, que recibe el nombre de OBSOLESCENCIA PROGRAMADA.

Baterías que se ‘mueren’ a los 18 meses de ser estrenadas, electrodomésticos que se estropean cuando acabas de pagar el crédito, bombillas que se funden a las mil horas… ¿Por qué, pese a los avances tecnológicos, los productos de consumo duran cada vez menos? Porque si durasen mucho tiempo, la industria no sería rentable.

En Livermore, California, la bombilla más antigua del mundo funciona desde 1901 sin interrupción, y desde que decidieron emitirla las 24 horas del día por internet, han dejado ya de funcionar dos webcams.(Aquí la puedes ver)

Este problema nació con la revolución industrial, cuando en 1924, el primer cártel internacional llamado Phoebus, pactó limitar la vida útil de las bombillas, de 2500 a 1.000 horas. Esta práctica se ha ido desarrollando con las décadas, hasta tal punto que los fabricantes de pantys llegaron a inventar una tela indestructible, que se comercializó durante muy poco tiempo, hasta que los ingenieros se vieron obligados a desarrollar otro tejido que se desgastase con el tiempo.

Y la perversidad llega hasta tal punto, que las impresoras son fabricadas con microchips que bloquean el sistema tras cierto número de impresiones, y siempre va a salir más barato comprar una nueva que reparar la antigua. ¿Pero, qué sucede con todos los desperdicios tecnológicos que se generan?

Países como Ghana o India, se están convirtiendo en, donde Occidente acumula materiales inútiles para el consumo y perjudiciales para el medio ambiente, inundando los paisajes de teclados y monitores de los que sus habitantes solo se pueden servir fundiendo algunas piezas para su posterior venta.

De este modo, expoliamos a países como el Congo de materias primas como el Coltán, llegando a causar guerras civiles, y a cambio les depositamos la ponzoña que a nosotros ya no nos sirve de nada.

Y todo esto deriva directamente en el problema del agotamiento de los recursos del planeta, el cual se plantea en el documental con las palabras de “Kennet Bulding, que dice: ”Cualquier persona que piense que un crecimiento económico infinito  es posible en un planeta finito o bien es un loco, o bien un economista.”

Un documental austero en las formas y humilde en sus técnicas, pero que consigue desmontar una estafa a la que todos nos vemos abocados a diario, y lleva a una reflexión posterior mucho más profunda:¿es necesario consumir tanto?

Ejemplos como las calderas de antaño, los motores antiguos, las teles de tubo o los primeros móviles, son evidencias de la perversidad de esta sociedad de consumo, que deben hacernos pensar sobre la necesidad de cambiar de mp3 o de comprar una televisión de plasma. Convirtámonos en actores del mercado, en lugar de ser meros espectadores, y demostremos el poder que tenemos como consumidores.

Puedes ver el documental entero pinchando aquí.

Artículo redactado para la sección El Tercer Cine, dentro del programa DESCONTAMINARTE de Agareso Radio

Sr. Rubalcaba… ¿tienen los madrileños tendencias alucinatorias?

marzo 30, 2011

Será por la nube tóxica que azota Madrid de vez en cuando, o por la cocaína en suspensión en el ambiente…pero lo cierto es que el Ministro de Interior, Excelentísimo Señor Don Rubalcaba está convencido de que muchos de los que moramos en Madrid, cogemos sus metros, cruzamos sus calles y ambientamos con nuestra presencia sus capitales rincones, hemos sido víctimas de una alucinación colectiva.

El problema ha venido cuando a la ONU le ha dado también por alucinar, y se ha sumado a lo que muchos colectivos venían denunciando desde hace meses. Las redadas de identificación policial basadas en “rasgos étnicos y raciales” no son un fenómeno paranormal digno de ser analizado por Iker Jiménez. Existen. Muchos las hemos visto. Muchos las han vivido.

 (AP Photo/Edu Leon/) Fuente periodismo humano

El pasado 10 de marzo, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de Naciones Unidas pidió a España que acabase con los controles de identidad racistas que desde hace tiempo sufren los inmigrantes en nuestro país.

Estos controles son perpetuados por la policía a diario en puntos estratégicos de las ciudades españolas. En el metro de Madrid, en las plazas o en las calles aguardan policías de paisano para solicitar la documentación de los transeúntes en función de cuan oscuro es su color de piel.

Políticas ilegales que criminalizan al inmigrante simplemente por el hecho de serlo, o de parecer serlo. El Ministerio del Interior ha negado desde el principio la existencia de este tipo de redadas, pero diversas ONG e instituciones llevan meses organizadas para demostrar que esta persecución es una práctica habitual en Madrid, y puede que en otras muchas ciudades españolas. Y la ONU les ha dado la razón.

La lucha por la visibilización de estas prácticas ilegales les ha costado condenas y visitas a las comisarías de policía a defensores de los derechos humanos, a fotógrafos y a periodistas que han querido documentar los abusos policiales que a diario se cometen en España.

Estas redadas, invisibles para la mayoría de la población e inexistentes según el gobierno, son para muchos inmigrantes fronteras diarias que limitan su calidad de vida y una muestra más de las políticas migratorias imperantes en nuestro país.

Desde aquí, solicitamos al señor Rubalcaba el cese inmediato de estas redadas racistas, una actividad que nos envilece como país, nos avergüenza como españoles e indigna como personas.

Por que como dicen en mi tierra, Sr Rubalcaba, las redadas, haberlas hailas…

Esta es la Intro del 6º  programa de DescontamiArte de Agareso Radio

 

Si a tí también te indigna, firma AQUÍ

La Guerra Civil en Libia

marzo 18, 2011

A mediados de Febrero, la ola de revoluciones acontecida en el mundo árabe llegó a Libia, dando paso a una guerra civil plagada de víctimas, que ha puesto en pie a la opinión pública internacional, y que tiene como principal protagonista al artífice de la masacre: Muamar el Gadafi.

El líder libio se halla en el poder desde 1969, y su evolución ha sido tan cambiante, que pasó de financiar grupos terroristas en la década de los 80 como las FARC, el IRA o ETA,  a reunirse con los principales mandatarios europeos a principios de este siglo.

Sin embargo, estos días su nombre suena en los medios de comunicación por sus escandalosas declaraciones tintadas de cierta locura, y  los más grave de todo, por atacar a su pueblo de manera despiadada por tierra y aire.

A raíz de estos ataques, Estados Unidos, la Unión Europea y algunas organizaciones internacionales como al ONU y la OTAN se han planteado una intervención militar que se base en la creación de un corredor de ayuda humanitaria, una zona de exclusión aérea y un bloqueo marítimo a la entrada de armas. De hecho, hoy mismo el Consejo de Seguridad de la ONU ha autorizado la imposición de una zona de exclusión aérea, con la abstención de 5 de los 15 países que lo conforman( Rusia, Brasil, China, Alemania e India).

El problema está en que muy pocos medios han mencionado que la mayoría de las armas con las que Gadafi masacra a sus ciudadanos provienen de países europeos como Italia o España, y muy pocos recuerdan que la Comisión Europea entregó a Libia 50 millones de euros para gestionar  los flujos migratorios a Europa y gestionar sus fronteras.

Ya nadie se acuerda que en 2003, Jose María Aznar visitó el país acompañado por empresas españolas con grandes intereses en el petróleo como Repsol, y que en 2007 y 2010, Jose Luis Rodriguez Zapatero se reunió con el mandatario Libio interesándose especialmente por los casi dos millones de barriles diarios que produce el país.

Vuelven así  a sonar las campanas de guerra en pro de la democracia como lo hicieron en Vietnam o en Corea, con la excusa perfecta de derribar a un tirano como lo fue Sadam Hussein o Bin Laden, cuando verdaderamente todas estas guerras se iniciaron por un único objetivo común: el dominio de los recursos económicos.

El control de los recursos petrolíferos, el expolio de materias primas, la instauración de multinacionales y el dominio sobre las decisiones políticas, son las verdaderas razones por las que Occidente se precupa por estos países, demostrando así una arrogancia y una hipocresía que solo puede defender con la fuerza militar.

Por que hay otras formas de intervención política y económica más allá de la estrategia militar, porque la perdida de vidas humanas no puede ser la vía para imponer la democracia, y porque los países desarrollados no tienen ninguna potestad para imponer sus normas en otros países, el  5º programa de Descontaminarte va dedicado a todas las víctimas del conflicto libio.

Artículo redactado para la introducción del programa DESCONTAMINARTE de Agareso Radio.